Turnos

Banner

Quien esta en Linea?

Tenemos 12 invitados conectado(s)

ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS

 

 

La Medicina Psicosomática, los toma en cuenta, los considera y es vista como un enfoque terapéutico que engloba la totalidad de los procesos integrados entre los sistemas somático, psíquico, social y cultural.

 

Procesos que inicialmente emergen desde lo orgánico pueden repercutir en la esfera psicológica como por ejemplo traumatismos, enfermedades endocrinas, alteraciones funcionales, enfermedades oncologicas cáncer, etc.

 

Estas y otras enfermedades psicosomáticas pueden influir en la esfera psicológica de una forma negativa como reacción al hecho de estar enfermo o porque la misma afeccion psicosomática modifica y altera la esfera de lo psíquico.

 

Para la medicina y la psicologia en la aparición de las enfermedades psicosomaticas las situaciones emocionales son un factor desencadenante tan importante como lo son las bacterias, las toxinas y los traumas que haya sufrido la persona.

 

La aparición misma y la evolución de la enfermedad en el orden somático -corporal-puede ser inducida por lo psíquico del mismo modo que la enfermedad somática tiene su incidencia en lo anímico y psicológico.

 

Los estados depresivos, las situaciones de tensión emocional prolongada, el estres, producen disminución en las inmunodefensas.

 

Cuando la respuesta inmunológica se halla disminuida, se pueden presentar síntomas y enfermedades somáticas, esto es que afecten un organo o una funcion.

 

La influencia de los factores psicológicos, también constituye un vector de peso en el desarrollo y evolución de la enfermedad psicosomatica. Como así también influye en la recuperación o administración de los padecimientos, el recibir una ayuda terapéutica puntual y dirigida hacia el alivio y mejoría.

 

Enfermedades psicosomáticas generadas por el estrés Todos hemos escuchado la palabra estrés, pero ¿cuál es su definición? El estrés es la respuesta del cuerpo a condiciones externas que perturban el equilibrio de una persona. En esta reacción participan casi todos los órganos, incluidos el cerebro, el sistema nervioso, el corazón, el flujo de sangre, el nivel hormonal, la digestión y la función muscular.

 

Pero ¿qué son las enfermedades psicosomáticas?

 

Actualmente se utiliza la denominación de "psicosomático" para poder expresar la relación existente entre el cuerpo y la psique. En términos generales, se entiende que una persona sufre somatizaciones cuando presenta uno o más síntomas físicos y tras un examen médico, estos síntomas no pueden ser explicados por una enfermedad médica. Además, pese a que la persona pueda padecer una enfermedad, tales síntomas y sus consecuencias son excesivos en comparación con lo que cabría esperar. Todo ello causa a la persona que sufre estas molestias

un gran malestar en distintos ámbitos de su vida.

 

Trastornos psicosomáticos

 

El cuadro que presenten estos pacientes va a estar determinado por la parte del cuerpo con la cual se exprese el síntoma, destacándose:

 

- A nivel de aparato digestivo: úlcera péptica, colitis ulcerosa, gastritis, constipación, hemorroides y alteraciones a nivel de la vesícula. La elección de este sistema se entra en la relación alimentaria entra la madre y el hijo.

 

- A nivel respiratorio: asma bronquial, bronquitis, rinitis alérgica y sinusitis. Aquí la relación reside en el hecho de que la depresión produce suspiros, la sorpresa corta la respiración, la angustia

ahoga y la emoción sofoca.

 

- A nivel cardiovascular: hipertensión arterial, infarto de miocardio y hemorragias cerebrales.

Estas personas son muy trabajadoras, compulsivas, siempre faltos de tiempo.

 

- Aparato genitourinario: vaginismo, trastornos menstruales, enuresis, disfunciones sexuales, etc.

 

- Sistema endocrino: bocio, diabetes, hipertiroidismo y obesidad.

 

- En la piel: eczema, alopecia, picazón, urticaria, psoriasis, etc.

 

- Aparato locomotor: dolores lumbares, defectos en la postura, artritis reumatoidea.

 

¿Cuáles son las causas de nuestras molestias?

 

De las molestias que sentimos a diario el 70% se deben a causas naturales. Entre éstas, encontramos las que puede provocar el propio funcionamiento del organismo cuando realizamos la digestión, cuando respiramos, o cuando sudamos. Incluso, los hábitos de vida poco saludables como la mala alimentación, malos hábitos de sueño o realizar poco ejercicio físico también pueden provocarnos malestar físico. Por último el medio ambiente también influye en nuestro cuerpo; aquí encontramos factores como la contaminación, la humedad, el calor, el frío, hongos, etc.

 

Sólo un 5% de nuestros dolores se deben a enfermedades físicas. Además, sólo un 10% de éstas son graves. Así que, de cada 1000 molestias sólo 4 se deben a enfermedades graves.

Finalmente, un 25% de las molestias físicas que podemos sentir se deben a causas psicológicas.

 

En este punto es donde se encuentran las enfermedades psicosomáticas.

 

• Trastornos gastrointestinales (colon irritable, ulcera, diarrea, estreñimiento, gastritis, indigestión, etc.)

 

• Afecciones cardiacas (hipertensión, infartos, hipotensión)

 

• Afecciones de la piel (psoriasis)

 

• Ataques de pánico, trastornos de ansiedad

 

• Insomnio

 

• Cáncer

 

• Dolor de cabeza

 

• Disfunciones sexuales (impotencia, anorgásmica femenina, trastornos menstruales, etc.)

 

• De los sentidos (ojos ardientes, conjuntivitis, trastornos sensoriales)

 

• Dérmicas (eczemas alérgicos, urticaria, acné, ronchas y trastornos circulatorios cutáneos)

 

• Esqueléticas (dolor de espalda, calambres, dolores reumáticos y ciertos casos de artritis.)

 

• Del aparato respiratorio: accesos de asma, rinitis, bronquitis

 

Estos son algunos de los trastornos más comunes que suelen padecer un gran porcentaje de la población.

 

¿Cuáles son los factores que ayudan a la aparición de las enfermedades psicosomáticas?

 

• Cuando se está en una situación estresante en forma continúa y no termina de resolverla adecuadamente por lo que se está en estado de tensión permanente. Cuando no se expresa adecuadamente alguna de estas emociones vitales:

 

Tristeza - Rabia – Afecto – Miedo - Alegría.

 

• Cuando no se cultivan hábitos saludables: Alimentación sana - actividad física.

 

• Cuando no se comparte ni se establecen relaciones profundas con las personas.

 

• Cuando no se sabe cómo relajarse ni descargar adecuadamente las tensiones diarias.

 

• Cuando se cree que “se es una víctima de las dificultades” y se cree que poco se puede hacer para resolverlas.

 

Factores ambientales que generan estrés:

 

La violencia, tanto física como psíquica: violaciones, robos, atracos.

 

Aglomeración y hacinamiento: lo cual conduce a la agresividad del individuo, pues por naturaleza el hombre defiende su espacio vital.

 

La sobrecarga de estímulo: relacionada con los medios de comunicación social, que llevan mensajes distorsionados, manipuladores de la conducta.

 

El desempleo: dada la pérdida de poder adquisitivo y las condiciones de marginalidad a las cuales se ve impulsada la población de menor nivel sociocultural.

 

El ruido: se ha determinado que los ruidos que sobrepasan los 80 decibeles producen tensión arterial, sordera, dolores de cabeza, ansiedad.

 

La destrucción de la naturaleza: incluyendo la tala indiscriminada, la sequía de los ríos y quebradas, constituyen un factor estresante para el individuo.

 

El tránsito: sobre todo en las ciudades grandes, el conglomerado de vehículos, y la carencia de medios alternos al transporte, determinan situaciones de estrés.

 

El trabajo: en el ambiente laboral se generan muchas tensiones; carencia de motivación, inestabilidad laboral, fluctuaciones en la oferta y la demanda, todo lo cual predispone al individuo a una situación estresante.

 

La relajación ayuda a controlar el estrés. Los expertos señalan que es beneficioso llevar a cabo, al menos durante 10 minutos al día, ejercicio de disciplinas como el yoga o ejercicios de control corporal.

 

No hay que descuidar la alimentación, que ha de ser variada. Los nutricionistas apuestan por una dieta que incluya frutas y verduras, además de cereales y arroz integral.

 

Se aconseja el consumo de carne y productos lácteos no excesivamente grasos o dulces.

En la medida de lo posible, se recomienda eludir el abuso de alimentos enlatados y de platos elaborados con harina blanca.

 

Tampoco se aconseja abusar de productos enriquecidos con nata, de embutidos, grasas, bollería industrial o bebidas estimulantes.

 

Dormir el suficiente número de horas y hacerlo de forma regular.

 

Es bueno establecer una rutina antes de acostarse.

 

Evitar alcohol y tabaco.

 

Es muy recomendable realizar ejercicio aeróbico, como caminatas. Los expertos explican que dicha actividad aumenta la frecuencia cardiaca, reduce la ansiedad y la depresión. Se aconseja 30 minutos tres veces por semana.

 

Infusiones de manzanillas o valeriana, entre otras.

 

• Depresión

 

 

En la enfermedad psicosomatica en la medida que las emociones, el estres o sentimientos negativos son más intensos, más fuertes o más impactantes, también lo son esas respuestas emocionales o cognitivas.

 

Considerando y teniendo en cuenta que los acontecimientos, las dificultades ambientales y el estres desempeñan un papel importante en la génesis de la enfermedad psicosomatica .

 

¿Cuáles son las enfermedades psicosomáticas más comunes?

 

¿Cómo prevenir los efectos del estrés?

 

 

 

Filtro de título     Mostrar # 
# Autor Hits