Turnos

Banner

Quien esta en Linea?

Tenemos 39 invitados conectado(s)

EXIGENCIAS Y ESTRESS DEPORTIVO

 

 

Nutrición- Altos rendimientos.

 

ARBITRAJE, STRESS Y RENDIMIENTO

Lic. Alejandra Florean

 

 

El deporte en general representa una de las actividades humanas con más protagonismo social, los medios de comunicación le crean paulatinamente más espacios y la mayoría de las personas le presta gran atención independientemente de las diferencias sociales y culturales.

Es, muchas veces,  el lazo que nos une en un sentimiento único, nos representa y nos identifica.

 

La Psicología del deporte, ciencia relativamente nueva ha ido a través del tiempo integrándose al mundo del deporte y son cada vez más los profesionales que intervienen en equipos deportivos, que trabajan con deportistas e intentan enriquecer el deporte con la ciencia y a la vez se alimenta con los nuevos logros obtenidos.

Si tenemos en cuenta éste crecimiento del deporte en todos los niveles, debemos considerar también las exigencias que se van presentando   a todos sus protagonistas. Exigencias no sólo en relación a los aspectos físicos, técnicos y  estratégicos sino también a nivel emocional.

Quisiera  entonces reflexionar sobre aquellos deportistas, y también protagonistas de las competencias, cuyo rol dentro de la escena deportiva es muchas veces relevante y determinante : la figura del arbitro o Juez.

No podemos pensar un evento deportivo sin la presencia de árbitros o jueces que son los responsables de controlar y poner en práctica el reglamento, “la regla escrita en acción”.

Sabemos que la figura del árbitro es tenida en cuenta a la hora de evaluar su rendimiento y  desempeño, generalmente destacando los errores, omisiones o la mala toma de ciertas decisiones durante la competencia.

Anteriormente mencione al árbitro como un deportista y esta equiparación, es válida en tanto que ambos participan de las mismas situaciones en competencias. Que ambos están  expuestos a los mayores niveles de exigencia tanto física, técnica como emocional. Por lo tanto el árbitro en la actualidad tiene que estar a la altura de lo que las competencias demandan,  Una buena Preparación Integral.

 

Esta preparación Integral consiste:

 

Preparación Física: Entrenamiento constante y responsable. Buena Alimentación. Buen Descanso.

Preparación  Técnica: Estudiar y repasar el reglamento y sus modificaciones constantemente.

Preparación Estratégica: Entrenar como aplicar esa regla escrita en situaciones concretas de juego.

Preparación Psicológica: Aquí podemos desarrollar todos los factores a los que está expuesto el árbitro y a los que debe afrontar con la mayor cantidad de recursos individuales. Es imposible no incorporar los tres puntos anteriormente mencionados, ya que la buena preparación en ellos influyen en su bienestar emocional.

 

La tarea arbitral puede estar influenciada por varios factores internos y externos  entre otros:

 

Expectativas en relación al desempeño individual, propio y ajeno

Expectativas previas en relación a la evaluación de su desempeño

Malas actuaciones anteriores

Valoraciones incorrectas en esta competencia o en anteriores

Errores cometidos durante la competencia

Estados emocionales

Reiteración de faltas de un jugador

El tiempo que queda del partido

Equipo que convierte la infracción (visitante-local)

Dolores o molestias físicas

Duda sobre la infracción en relación al reglamento.

Protestas de entrenadores, padres, público

 

Como podemos ver son muchos los factores que pueden tener su influencia sobre el rendimiento, pero según ciertas investigaciones llevadas a cabo en España (Felix Guillen Garcia,2003) hay ciertos factores que influyen positivamente ( motivación ) y otros negativamente  ( estrés ) y aquí entra la valoración subjetiva de los acontecimientos que realice cada arbitro.

El estrés situacional de mayor o menor duración se comprende bastante poco, particularmente en lo que se refiere a sus efectos sobre el rendimiento (Jacques Laure,2003)

 

Desde la Psicología una de las tantas definiciones de estrés remite al desequilibrio inaceptable entre la percepción de las demandas y la propia capacidad de adaptación o respuesta.

 

Si relacionamos estrés y rendimiento podemos hablar de circularidad, si lo aplicamos al arbitraje, teniendo en cuenta los factores a los que debe enfrentarse ante cada competencia podemos suponer que ejecutar su tarea constituye un estimulo que provoca una movilización importante de energía física y psicológica, y que la reacción por su naturaleza e intensidad puede interferir o facilitar la respuesta, por lo tanto modificar el rendimiento.

El arbitro esta expuesto a estímulos internos y externos que según la intensidad de los mismos puede influir en su rendimiento, que esta representado en la adecuada observación, evaluación y toma de decisión.

Volviendo a la tarea principal del arbitro que es la toma de decisiones, en situación, en un contexto por lo general no favorable para su tarea, con la precisión exigida y en momento mismo en que se produce, no cabe duda que es una situación de exigencia, a la que no todos responderán de la misma manera, y que el estrés puede afectar los procesos cognitivos como sus estados emocionales. La duda sobre la toma de decisión suele ser un signo habitual de estrés.

 

El arbitro expuesto a diferentes situaciones de estrés no puede pensar claramente, puede entrar en un circulo vicioso de desconfianza en si mismo e indecisión, por ende reduce su buen rendimiento.

Teniendo en cuenta todos los factores influyentes  no cabe duda que es un grupo vulnerable a los efectos del estrés agudo o situacional. Y sabemos que el estrés no solo afecta físicamente, sino emocional y conductualmente.

El desafío de arbitrar puede dar grandes recompensas personales. El arbitro debe tomar decisiones instantáneas, resolver conflictos y manejar estrés y presiones. Cuanto más se entrene físicamente, más arbitre,  más se prepare para enfrentar situaciones de estrés, más seguro y confiado se sentirá. Y podrá no solo disfrutar más de la tarea arbitral sino también mejorar su calidad de vida personal.

 

“ Mantén tus pensamientos positivos porque tus pensamientos se convierten en tus palabras. Mantén  tus palabras positivas porque tus palabras se convierten en tus acciones. Mantén tus acciones positivas porque tus acciones se convierten en tus hábitos. Mantén tus hábitos positivos porque tus hábitos se convierten en tus valores. Mantén tus valores positivos porque tus

valores se convierten en tu destino “

 

RENDIMIENTO DEPORTIVO: FACTORES Y LIMITADORES

 

Los factores del rendimiento - carácter del sujeto, características volitivas, técnica, táctica, condición física, características psíquicas y factores externos - definen los campos de actuación para establecer estrategias de mejora.

En la actividad deportiva se requiere técnica y forma física pero en competición es necesario disponer de habilidades para el control mental y emocional. Dependiendo de las características de cada deporte hay que reconocer los factores de eficacia y de riesgo. Entre los factores limitadores, el estrés puede llegar a provocar bloqueos físicos (inmovilidad, tensión, rigidez, etc.), emocionales (nervios, frustración, miedo, etc.) y mentales (pensamientos de incapacidad, de rendición, etc.).

La ansiedad, en la práctica deportiva y en situaciones que producen estrés - tales como las competiciones-, disminuye si se sistematiza el trabajo previo con habilidades psicológicas apropiadas, aunque esto no es determinante (Arruza et al. 2003) Un instrumento idóneo de evaluación es el CPRD, un cuestionario elaborado en castellano por Buceta, Gimeno y Pérez-Llantada en 1994, está compuesto de 71 ítems que se agrupan en cinco escalas o factores: Control del estrés, Influencia de la evaluación del rendimiento, Motivación, Habilidad mental y Cohesión de equipo. El contenido del factor “control del estrés” abarca dos categorías de ítems: los referidos a la respuesta del deportista y el referido a las situaciones potencialmente estresantes y cuya presencia es necesario controlar. Este factor está constituido por 20 ítems relacionados con la autoconfianza, la ansiedad y la concentración del sujeto en la competición deportiva.

Una puntuación alta en esta escala parece indicar que el deportista dispone de recursos psicológicos para controlar el estrés potencial relacionado con su participación en  competiciones deportivas.

 

ESTRÉS: MARCO CONCEPTUAL EN DEPORTE

 

Considero idóneas las teorías transaccionales del estrés, basadas en la interacción, que entienden los estresores (Selye 1936) como “exigencias” internas o externas que afectan al equilibrio del deportista, a su bienestar físico y psicológico y requiere una acción para restablecerlo (Lazarus &Coher. 1977). Su tratamiento plantea dos fases evaluación y respuesta que dependen del individuo, de la naturaleza del deporte y los recursos disponibles.

Es decir; una persona, mediadora o entrenador, juzgará si un evento es una amenaza o no; luego si es positiva (eustrés), negativa (distrés), controlable, desafiante o desbordante. Una segunda valoración lleva a pensar en lo que se puede hacer para afrontarla; qué recursos y experiencias se tienen, para finalmente, aplicar una estrategia previamente elaborada.

Existen dos tipos de estrategias; la de resolución de problemas, y la regulación emocional que se aplica para reducir el distrés (Sánchez, 1991, citado en Guerrero,1996)

Desde el punto de vista fisiológico, cobran importancia las catecolaminas, un grupo de compuestos que incluye la adrenalina, noradrenalina y dopamina. Se producen en la glándula suprarrenal y en las terminaciones nerviosas. En exceso pueden originar hipertensión arterial y alteración de la conducta.

El fisiólogo Hans Selye elaboró la teoría más conocida y sistematizada del estrés, destacando el rol del sistema pituitario adrenocortical en la producción de cortisol, hormona asociada a los estados de duda, incertidumbre, preocupación y temor.

 

MANEJO DEL ESTRÉS EN DEPORTES DE EQUIPO

 

La competición en deportes de equipo es el culmen del trabajo deportivo y la circunstancia de mayor estrés físico y psicológico. Es interesante planificar la recuperación posterior. Un estudio reciente examinó los cambios psicológicos producidos con niveles altos de fatiga (overreaching) en un equipo de rugby (Coutts, 2002). Los resultados obtenidos indicaron que al final de un período intenso de entrenamiento el rendimiento se redujo. Coutts et al. Observaron resultados similares con triatletas sobre- entrenados (Coutts et al., 2004). Estos datos sugieren que los jugadores deben disponer del tiempo necesario para que puedan efectuar actividades sociales. Estas actividades pueden ser empleadas como un medio más para facilitar la recuperación y mejorar el rendimiento El estrés propio de los deportes de equipo, como el originado por cambios de categoría, y el originado por causas vitales ( mudanzas, nacimiento de hijos...) se relaciona con mayor riesgo de lesiones. Sorprendentemente no hay diferencia si el estresor es una circunstancia positiva o negativa, en ambos casos aumenta el riesgo.

 

ESTRÉS EN DEPORTES INDIVIDUALES

 

Estudios realizados con tenistas - en los que se diferenciaba entre reflexivos e impulsivos con mayor o menor control del estrés y sus respuestas ante situaciones amenazantes – establecieron como una de las principales conclusiones, que los sujetos reflexivos con alto control del estrés eran los que tenían más éxito en los partidos.

 

DEPORTIVIDAD, PADRES Y ESTRÉS

 

En los períodos escolares y pre-profesionales el perfil pedagógico de la competición es muy importante pero complejo por la doble influencia de los entrenadores y los padres, que en ocasiones ponen en riesgo la construcción de valores como la deportividad y habilidades como el manejo del estrés

 

Algunos problemas son:

Padres que interfieren e intentan sustituir las funciones del entrenador; padres que pueden generar una presión innecesaria convirtiendo la competencia en una actividad estresante; comportamiento inadecuado de padres en situación competitiva, ante el éxito o fracaso, padres con expectativas exageradas, sobreprotectores, etc (Dr. Ucha 2009)

 

TEMOR AL ÉXITO- FRACASO DEPORTIVO

 

Es muy normal que experimentemos sensaciones de tristeza, desconsuelo o descontrol por no poder realizar con éxito algo que queríamos; sin embargo, lo que diferencia una persona promedio y una persona exitosa es la manera como interpreta los resultados, es su manera de ver el fracaso y su reacción ante él (Wilks,1998).

 

RUTINAS DE CONTROL DEL ESTRÉS EMOCIONAL

 

La práctica del deporte, incluido el profesional, está plagado de rutinas individuales y grupales que se manifiestan en vestuario, gestos, símbolos, rutinas, etc. cuya funcionalidad es proporcionar bienestar psíquico o moral a los que los practican. Muchas de estas rutinas se ejecutan incluso de manera inconsciente por su reiteración.

Es un recurso liberador de la tensión emocional en el deporte y constituye, al mismo tiempo que una conducta individual, un discurso sociológico dirigido al grupo de espectadores, colaboradores, etc., que contribuyen a construir los mitos deportivos, significativos en la competición..

 

 

Filtro de título     Mostrar # 
# Autor Hits