Un niño puede no querer acostarse por diferentes motivos, por ejemplo: puede tener miedo a la oscuridad, de no despertarse, o sentirse inseguro cuando está solo. Indudablemente, le gustaría más jugar o ver la televisión y, en realidad, preferiría la compañía y atención de sus padres. (…)

LECTURAS RECOMENDADAS