Los factores ambientales que pueden ser estresores, pero también pueden ser amortiguadores, van a pasar, como dijimos recién, por una evaluación cognitiva y simbólica que va a ser límbica o simbólica y cortical o cognitiva. Después de este paso se percibe el estrés y se activan los sistemas de aminoácidos rápidos. Si el estrés continúa en intensidad, o en frecuencia, o mi percepción continúa indicándome que el estrés es importante, entonces se desencadenarán respuestas neuroquímicas de corto plazo y, si el estímulo continúa, lo harán respuestas neurohormonales de largo plazo. Y en cualquiera de estas etapas se van a agregar respuestas conductuales, emocionales y cognitivas. Por supuesto, esto se va a retroalimentar y hacer que mi bagaje para la evaluación cognitiva y simbólica de nuevos estresores o amortiguadores varíe después de que me enfrenté a cada uno de ellos.

Lo que genera los síntomas es como percibimos y pensamos lo que vivimos